Emprender para la inclusión

ENTREVISTA A ANA ABAD FERNÁNDEZ

Ana Abad Fernández es Terapeuta Ocupacional en el Centro de Rehabilitación Psicosocial de la Latina. Además ejerce como docente las Universidades de Talavera de la Reina (Toledo) y Complutense (Madrid) y escribe artículos sobre salud mental. Es secretaria de APETO (Junta Directiva de la Asociación Profesional Española de Terapeutas Ocupacionales) y miembro fundador de la COTEC (Council of Occupational Therapists for the European Countries), teniendo contacto continuo con el mundo de la innovación social.

Para el Premio G5 Innova, Ana Abad tiene un papel clave como  miembro del jurado de la edición 2016-17 al emprendimiento social. Hablamos con ella sobre emprendimiento.

 

Desde el ámbito de la terapia ocupacional, ¿qué papel juega el emprendimiento social?

La Terapia Ocupacional es una disciplina socio-sanitaria que atiende a personas en situación de vulnerabilidad derivada de dificultades de orden social, físico, sensorial, psíquico y cuya meta es favorecer la capacitación para el alcance del mayor grado de bienestar y la máxima independencia en su vida diaria. La Terapia Ocupacional persigue la máxima integración de las personas con alguna causa de diversidad hacia la inclusión social como ciudadanos de pleno derecho. Los terapeutas ocupacionales ejercen su papel desde la calidad y ética profesional avalada por estándares de ámbito estatal e internacional por la WOFT (Federación Mundial de Terapia Ocupacional).

Es por ello que la disciplina de la Terapia Ocupacional está en continua reformulación, investigación, adaptación y creatividad con el fin de poder generar la máxima igualdad de oportunidades y lograr la visibilización social de los colectivos en situación de vulnerabilidad. Alcanzar programas de máxima eficacia basada en evidencia. Los profesionales de la terapia ocupacional ejercen su labor desde la ética en implementar acciones de emprendimiento social que sean garantes de la meta de inclusión social que persigue la disciplina.

La TO vela por la integración de personas en situación de mayor vulnerabilidad, al imaginario social como ciudadanos de pleno derecho. Busca la adaptación del entorno desde los ámbitos más cercanos a la persona hasta los más sociales, con el fin de ir alcanzando una mirada global más justa e inclusiva. Las acciones de innovación y emprendimiento son una constante desde la mirada de la Terapia Ocupacional, con el fin de alcanzar que el mundo sea lo más adaptado y justo a la realidad social que vivimos. La disciplina de la Terapia Ocupacional tiene un alcance a todas las etapas vitales de la persona, de ahí el carácter holístico en su hacer.

 

Tienes una larga experiencia trabajando en salud mental, ¿hacia dónde tendría que encaminarse la innovación para mejorar la situación de personas con enfermedad mental?

Desde la experiencia vivida a lo largo de los años se ha ido afianzando la idea de la delgada línea entre la cordura y la locura y de qué manera los sistemas no son favorecedores a la puesta en marcha de políticas igualitarias para todas las personas. Este devenir va produciendo escenarios complejos donde la inclusión real se dibuja como algo utópico.

Lo innovador va de la mano del cambio de mirada, donde podamos ver al “otro”, al “raro”, al “diferente” como aquel que nos señala e indica, que en algo en la sociedad no está funcionando de manera sana. Aquel momento en que no existiera la necesidad de prácticas inclusivas, será el instante que podremos decir que la sociedad es inclusiva para todos y todas.

Prácticas de innovación de la mano de escenarios basado en derechos humanos, en estados de bienestar que favorezcan que las personas no estén atentas a poder sobrevivir y sí a desarrollarse con autodeterminación y capacitación vinculadas a lo que son capaces de desarrollarse. Escenarios de igualdad donde el diseño de barreras arquitectónicas vaya más allá de la mera transformación de las aceras… aquellas que indica que alguien por el simple hecho de padecer el diagnóstico no tenga las oportunidades sociales, familiares, económicas…, laborales a pesar de sus competencias. El loco asusta porque tal vez denuncia lo que los cuerdos no pueden.

Prácticas de innovación dirigidas a la necesidad de la experiencia compartida que nos vuelva más humanos, donde la delgada línea de ambos lados entre la supuesta cordura y locura, se desdibuje para dar paso a la suma de sinergias. La necesidad de dar voz, creación de plataformas donde poder circular la palabra y dar sentido a la experiencia subjetiva como vía de acercamiento e inclusión social.

 

¿Por qué es necesario emprender en lo social?

La necesidad de emprendimiento siempre debería estar presente como forma de renovación y creación continua y donde en lo social sea el foco principal, como vía de visibilización al concepto de sociedad para todos. Emprendimiento lleva el sello de pensar en determinado colectivo y necesidad detectada con el fin de crear y alcanzar una metamorfosis en la sociedad a la que se dirige. En lo social si cabe cobre de mayor importancia dado el reflejo que aporta. También los clasificados como los más “débiles” y en situación de mayor vulnerabilidad, aportan y se disponen a demostrar un mismo nivel de competencias. Es un regalo hacia la muestra de perseverancia y a la capacidad de resiliencia que todos tenemos y que sin embargo solo algunos, son capaces de desarrollar.

 

¿Qué suponen los Premios G5 Innova para un emprendimiento social?

Suponen un canal para dar salida a los emprendedores y poder cubrir las necesidades reales detectadas en lo social. Es un canal de confianza y capacitación hacia la puesta en marcha de ideas igualitarias y de impacto positivo para toda la sociedad. Es un canal que refleja el cambio social y el cambio de mirada que como sociedad estamos obligados a desarrollar.

 

 

Compartir

Archivo: